Ella Richards junto a Clara Paget en la nueva campaña de Burberry. Foto vía Instagram: @burberry

Autor: Armando Pinedo

Protagoniza la nueva campaña de Burberry y es nieta de Keith Richards, el guitarrista de los Rolling Stones. Así de potente empieza la historia de la que todos se empeñan en calificar como “la chica del momento”.

Firmada por el fotógrafo Mario Testino, como es norma de la casa hace ya algunos años, la nueva campaña para el próximo otoño-invierno 2015-16 de Burberry Prorsum ya ocupa todas las cabeceras internacionales en sus ediciones de agosto con un giro radical en su argumento estilístico: nuevas chicas (parece definitivo el adiós a Kate Moss y Cara Delevigne, emblemas made in Englad desde hace algunos años), un resultado mucho más urbano y un rodaje a pie de calle para generar imágenes con movimiento fuera de estudio, y siempre pensando en su efecto viral en las redes sociales, plataformas donde Burberry ha sido pionera innovando con inusuales mensajes y contenidos en una industria anclada en las fronteras de lo inaccesible. La marca, que lidera un brillante Christopher Bailey como CEO y director creativo, quién, además, ha conseguido ubicarla en el ranking de las empresas de moda más rentables del mundo, siempre apostó por contar con los protagonistas de las nuevas generaciones de la cultura más bohemia de su país natal para poner rostros a sus colecciones, por lo que este año, y seguramente algo cansado de potenciar rostros vinculados desde antaño al reino Burberry, ha elegido a Ella Richards, nieta del guitarrista Keith Richards y una de las modelos del momento desde que protagonizara la campaña de Paul&Joe y desfilara en exclusiva para Sonia Rykiel. Junto a ella, las también modelos Florence Kosky y Amber Anderson junto a las actrices Holliday Grainger y Clara Paget.

Ella Richards en el backstage del desfile SS16 de Burberry. Foto vía Instagram: @ellarichardsr
Ella Richards en el backstage del desfile SS16 de Burberry. Foto vía Instagram: @ellarichardsr

La web style.com apuntaba en el momento de su lanzamiento el notable cambio de estrategia en el mensaje publicitario de la marca, que ha optado por utilizar imágenes de su rodaje en el barrio londinense de St. James siguiendo la tendencia de empresas como Gucci, que ha elegido la ciudad de Los Ángeles como plató para fotografiar su campaña, o Miu Miu, que lo ha hecho en las calles de Nueva York para la suya. “No me considero musa de Burberry ni de ninguna otra marca. Me gusta trabajar duro y ver los resultados. Creo que el trabajo de Kate Moss en la industria es muy valorable y, sin duda, es mi ejemplo a seguir“, confesaba Ella Richards en una reciente entrevista para aliviar las comparaciones suscitadas con el cambio de protagonismo. “Trabajar con Bailey es una oportunidad irrepetible, y no sólo a nivel profesional. Es increíblemente educado y amable con todo el mundo y tiene un talento muy inspirador. Me sentí muy afortunada cuando mi agente me confirmó que estaría en su próxima campaña“, confesaba hace algunas semanas al diario The Telegraph. Sin duda, la carrera de la pequeña Richards ha despegado con fuerza, aunque ya apuntaba maneras desde que Tom Ford contara con ella para una de sus anteriores anteriores junto a otras jóvenes modelos, lo que seguramente para muchos suponía la antesala de una  estética andrógina y bohemia que vuelve a imponerse en los mensajes de esta caprichosa y cambiante industria de la moda.

No hay comentarios

Dejar una respuesta