Foto: D.R.

Autor: Fernando D. Padilla

Con casi una década de trabajo a sus espaldas, la banda grancanaria Efecto Pasillo publica su tercer álbum, Tiembla la tierra. Después de haber girado por toda España, grandes ciudades del resto del continente y cruzado el charco para actuar en Colombia o Ecuador, regresan al Archipiélago para presentar el próximo día 11 de septiembre, en el Tenerife Magma de Adeje, este último álbum, un trabajo mucho más maduro que sigue el estilo optimista que les ha hecho llegar a ser números 1 en las listas de éxitos de nuestro país. Hablamos con Javier Moreno, batería de la banda, sobre este Tiembla la tierra.

El disco les está llevando de gira por toda España y nos consta que está siendo todo un éxito. Imaginamos que el concierto del día 11 en Adeje será toda una fiesta para ustedes y para el público de las Islas.

Sí, tenemos muchas ganas de tocar en Tenerife. Para nosotros Canarias es un lugar muy especial. Hemos sacado este nuevo disco hace poquito y es la primera vez que tocaremos este álbum en el Archipiélago, así que tenemos muchas ganas de llegar el día 11.

¿Cómo suena Tiembla la tierra en directo, qué vamos a encontrar en este concierto que no encontraremos en el disco?

Es un disco que tiene mucha energía y en directo se multiplica por mil. Nosotros en concierto siempre lo damos todo. Tocar en el escenario es lo que más nos gusta de esta profesión y siempre somos muy dinámicos. Esperamos que el público se enchufe desde el minuto uno y en Tenerife no va a ser menos.

¿Por qué Tiembla la tierra? ¿Cómo fue el proceso de elección del nombre del disco?

La intención nuestra era decir «aquí estamos, somos Efecto Pasillo y con nuestra música y nuestra actitud somos capaces de hacer temblar la tierra, de hacer temblar el mundo». Y justo coincidió que estábamos en Madrid y hubo un seísmo que se notó en toda la ciudad. Nosotros estábamos en casa y lo sentimos. Tenemos en el álbum una canción que se llama así y fue como un mensaje divino.

¿Y el de la banda? porque el grupo lleva más de ocho años juntos y aún hay gente que no sabe a qué viene eso de Efecto Pasillo.

Sí, llevamos ya ocho años. La verdad es que han sido años maravillosos y seguiremos trabajando juntos y muchos más que nos quedan.

El nombre viene de que nosotros ensayábamos en Gran Canaria en un local muy pequeñito, sin apenas ventilación. Fuera tenía un pasillito al que cada poco tiempo teníamos que salir a coger aire y refrescarnos un poco.

Las canciones que componen están llenas siempre de mensajes positivos. ¿Nunca, después de tener un mal día, se han sentido tentados de hacer temas que reflejen ese malestar o es algo que no encaja con la filosofía del grupo?

Evidentemente, siempre hay días mejores y peores. Siempre hay días en los que uno se siente un poco mal. Pero nuestro objetivo con la música es intentar cambiar esas situaciones y a todo lo que sea, en un principio malo, darle la vuelta y verlo desde un punto de vista positivo. Que a través de la música lo que es un poco más oscuro se convierta en luz. Ese es, básicamente, el secreto de nuestras canciones. Siempre hacemos lo mismo, le cantamos a cosas negativas como el desamor o la pérdida de un familiar pero que, de alguna forma, no te quedes en un estado de ánimo chungo… sino ser positivos.

¿Cómo se sienten al pensar que Cuando me siento bien ha sido una las canciones más radiadas en España durante los últimos meses?

Son noticias que nos llegan con mucha alegría. Nos da mucho orgullo y satisfacción saber que nuestras canciones están sonando, están pegando. Somos el grupo que más suena ahora mismo en la radio española y eso es una inyección de energía para seguir adelante, para seguir haciendo canciones, para seguir con la gira a tope y demostrando a la gente que Efecto Pasillo es un grupo que poquito a poco se está consolidando y calando en la sociedad española, y también fuera.

Me gustaría que por un momento volviesen unos cuantos años atrás. ¿Cómo nace esta mezcla de estilos, de dónde parten las influencias de Efecto Pasillo, a qué artistas escuchaban?

Somos cuatro personas que escuchamos mucha música pero que, en cuanto a gustos, somos muy diferentes. A Nau y a Arturo (guitarra y bajo, respectivamente) siempre les ha gustado más el heavy y la música más fuerte. A mí me gusta más el pop, la música anglosajona y también española, como Alejandro Sanz, Manolo García…a Bob Marley también le escuchamos mucho, de ahí el rollo reggae de Efecto Pasillo…

Lo que hacíamos era ir a locales y tocar seis, siete horas… y de esa amalgama de gustos e influencias salió nuestro sonido, que también hemos encaminado gracias a la ayuda de nuestro productor, Tato Latorre. En este disco, sí que se identifica perfectamente el estilo del grupo, aunque ya había canciones como Pan y mantequilla, No importa que llueva… que las oyes y piensas “esto es Efecto Pasillo” y eso es algo que se ha ido madurando y encauzando.

¿Qué diferencias podremos encontrar en Tiembla la Tierra con respecto a su anterior trabajo, El misterioso caso de Efecto Pasillo?

A nivel de producción, hemos querido ir un poquito más allá. Nuestro paso por América nos ha influido mucho a la hora de incluir ritmos latinos de Colombia, México, Ecuador… y en cuanto a letras, por ejemplo, hemos intentado hacer temas que lleguen más, que sean más universales. A lo mejor algunas canciones no son tan básicas en cuanto a la letra, hemos intentado que tengan un trasfondo con mayor proyección y que puedan llegar a más gente.

Hemos grabado en diferentes sitios. El anterior disco lo hicimos en Barcelona y este lo hemos grabado en Madrid, en Punta Paloma, un pueblo en Tarifa pegado al mar donde estuvimos diez días y en el que quisimos buscar la soledad, estar apartados de todo y ni siquiera teníamos cobertura. Todas esas cosas han hecho que este disco haya crecido y se haya enriquecido de esta forma.

Sus discos les han llevado a tocar también en el extranjero, actuando en ciudades como Milán, Ginebra, Londres, Quito, Bogotá… ¿Los Efecto Pasillo de hace unos años soñaban que llegarían tan lejos?

Siempre hemos tenido la ilusión desde antes de formar Efecto Pasillo, de querer dedicarnos a la música como nuestros ídolos, los que veíamos en la tele como Bon Jovi, Michael Jackson… girando por todo el mundo, grandes conciertos… y poquito a poco se van consiguiendo objetivos y cuando van llegando, es una alegría saber que realmente hemos podido ir a Latinoamérica a girar. Son noticias que nos alegran el corazón y nos dan fuerzas para poder seguir.

No hay comentarios

Dejar una respuesta