5 ciudades antiguas perdidas y algunas redescubiertas (2ª parte)

5 ciudades antiguas perdidas y algunas redescubiertas (2ª parte)

Autor: David Lorenzo

Continuando en línea con el artículo anterior seguiremos viendo algunas de las grandes ciudades que fueron olvidadas injustamente por la historia. Su grandeza muchas veces acabó siendo un castigo, ya que muchas fueron abandonadas por escasez y hambrunas (ya que no se podía alimentar a toda la población) o simplemente porque su etapa de esplendor había pasado y en otros casos simplemente se hundieron en el océano para siempre «por su propio peso»:

1.Troya. Conocida por una de las obras griegas más recordadas: la Ilíada, esta ciudad estuvo perdida durante siglos, lo que hizo que se dudara sobre si era real o no. Durante el siglo XIX no parecía que ningún arqueólogo reputado estuviera interesado en buscar la ciudad perdida al considerarla únicamente una invención literaria del magnífico escritor Homero. Esto permitió que un importante empresario (y amante de la arqueología), el alemán Heinrich Schliemann, encontrara la mítica urbe. Schliemann se había criado leyendo la Ilíada, considerando que todo lo que había escrito Homero era cierto. Es por ello que seguirá al pie de la letra las indicaciones del libro (con ayuda de otras pequeñas incursiones hechas por algunos arqueólogos), algo que a diferencia de otros casos le ayudó a localizar Troya. De esta forma en 1870 comienza a excavar en Hisarlik, usando técnicas muy poco científicas (ni siquiera para los arqueólogos de la época) destruyendo parte del registro arqueológico (algo que le pesará toda su vida y hará que sea víctima de críticas de muchos de los arqueólogos contemporáneos a él). Ante todo, hoy en día es recordado por haber sido el descubridor de la ciudad perdida de Troya.

Restos de la muralla de Troya.
Restos de la muralla de Troya.

2. La Atlántida. La mítica ciudad que se perdió en el océano, según la leyenda, era un pueblo enormemente culto y con una tecnología muy avanzada para la época, lo que hacía que destacaran entre las demás civilizaciones de la antigüedad. Su modernidad, según la mitología griega, se debía a que estaban protegidos por Poseidón (quien hace a sus hijos reyes de la isla). Sin embargo los descendientes de los hijos del dios de los mares se vuelven codiciosos, ya que querían ocupar otros territorios por la fuerza. Poseidón no va a aceptar este abuso y va a castigar a los habitantes de la isla hundiéndola para siempre en el Océano. Pero, ¿existió realmente la Atlántida? Todavía no se han encontrado indicios claros y ni siquiera se ha localizado exactamente el lugar donde estaba: algunos autores clásicos afirman que se encontraba cercana a las islas griegas y otros intelectuales como Platón afirman que estaba en un sitio más allá de las Columnas de Hércules (actual Estrecho de Gibraltar). Por cuestiones geográficas (España se localiza donde están las Columnas de Hércules) en nuestro país se han establecido varias localizaciones: Huelva, Cádiz y alrededores de Canarias son algunos de las más comunes. Hace poco el investigador Manuel Cuevas afirmó que había encontrado la Atlántida junto a la desembocadura del Guadalquivir.

Mapa de Athanasius Kircher mostrando una supuesta ubicación de la Atlántida. (Mundus Subterraneus, 1669).
Mapa de Athanasius Kircher mostrando una supuesta ubicación de la Atlántida. (Mundus Subterraneus, 1669).

3. Menfis. La histórica ciudad fue durante el Imperio Antiguo la capital de Egipto. Va a ser fundada por Narmer (o Menes), primer faraón del país del Nilo en torno al 3200 a.C. La ciudad está en un lugar estratégico, ya que se localiza en una zona intermedia entre el norte y sur del país. Durante el Primer Periodo Intermedio la urbe dejará de ser la capital del reino, sin embargo aunque pierde poder político va a mantener un peso religioso importante durante gran parte de la historia del reino egipcio. La decadencia de Menfis va a llegar con la dominación greco-latina de la zona y será finalmente abandonada tras la conquista islámica de Egipto en el siglo VII d.C. Finalmente es en este momento cuando las arenas del desierto se tragan la ciudad, que es olvidada hasta que es redescubierta en el siglo XVI y estudiada con más detenimiento a partir del siglo XVIII. Actualmente se siguen encontrando restos arqueológicos de la ciudad como un muro blanco con relieves descubierto este año (2015) por arqueólogos rusos.

Museo al aire libre de Menfis. Foto: Daniel Mayer
Museo al aire libre de Menfis. Foto: Daniel Mayer

4. Alejandría. Todavía hoy existe esta ciudad localizada al norte del delta del Nilo (Egipto) y que recibe el nombre nada menos que del conquistador Alejandro Magno. Sin embargo una parte muy importante de la ciudad antigua se encuentra a día de hoy sepultada por las aguas del mar. El hundimiento vino curiosamente de su enorme ostentación: llegaron a ser tantos y tan grandes (y pesados) los palacios, templos, etc., que se hicieron en esta gran ciudad que el suelo acabó cediendo y hundiendo una gran parte de la urbe. Uno de esos grandes palacios era nada menos que el de Cleopatra, de forma que si queremos conocer algo más sobre la historia de este personaje histórico es necesario que nos preparemos para ponernos una botella de oxígeno y un traje de neopreno.

Alejandría. El patio de la Mezquita de Attarina en 1798
Alejandría. El patio de la Mezquita de Attarina en 1798

5. Petra. La bella ciudad jordana es posiblemente uno de los lugares más visitados por los turistas cuando visitan el país bañado por el río Jordán. El casco urbano presenta gran interés por estar en su mayoría formado por viviendas, edificios religiosos y funerarios excavados en la roca de montañas y acantilados, encontrándose muchas de estas cuevas preciosamente decoradas en su exterior. Hasta la etapa romana la ciudad se encontraba justo en zona de paso de las rutas comerciales, reduciéndose algo el comercio en la zona, aunque durante la etapa de dominio imperial la ciudad siguió creciendo. La conquista islámica de Petra durante la expansión de la religión musulmana supuso el fin de la ciudad, que parece que fue abandonada y quedó totalmente en el olvido. El descubrimiento (occidental) de la ciudad va a venir de manos del explorador suizo Jean Louis Burckhardt en 1812, quien quedó maravillado con las ruinas que se encontró, sin embargo no va a ser hasta 16 años después cuando empiecen las excavaciones arqueológicas.

El Tesoro de Petra, uno de los monumentos más fotografiados. Foto: David Bjorgen.
El Tesoro de Petra, uno de los monumentos más fotografiados. Foto: David Bjorgen.

En posteriores ediciones haremos un especial con las ciudades perdidas del continente americano y el Caribe, donde también se han descubierto bellas y espectaculares zonas urbanas tanto en desiertos, como en las selvas, etc.

Licenciado y apasionado por la historia. Me encanta escribir artículos sobre curiosidades históricas. También de temas que llamen la atención que voy encontrando por aquí y por allá.

No hay comentarios

Dejar una respuesta