Lady Gaga, Premios Emmy 2015 Foto vía zimbio

Autora: Paula Albericio

Cuando el pasado 20 de septiembre Lady Gaga apareció sobre la alfombra roja de los Premios Emmy 2015 nos dejó a todos sin palabras. Nadie se esperaba que la artista se decantara por un look tan sobrio como el elegido, pero a poco que la conozcamos, sabemos que con ella debemos tener muy en cuenta el factor sorpresa. Y así, Lady Gaga no defraudó.

Creo que no soy la única que se ha percatado de que el estilo de vestir de Lady Gaga está cambiando: Sus atuendos de diario son más de calle que nunca (dentro del Universo Gaga), en sus apariciones en eventos y en lo que ha moda se refiere, se están refinando paulatinamente, desde el Azzedine Alaïa que lució en los Óscar 2015 y que, aunque le sobraran los guantes, fue de lo mejor de la noche en una alfombra roja soporífera, hasta los dos modelos de Brandon Maxwell que llevó a los Emmy, y lo mejor de todo, cambia de estilo, pero sin abandonar la teatralidad en sus outfits y en su personalidad, al menos no como figura pública que es. ¿A qué se deberá esta evolución? Quizá sea su compromiso matrimonial con su prometido Taylor Kinney, al que por cierto, ¿ustedes han visto bien? O el salto a la interpretación, ya sabes que será la protagonista junto a Matt Bomer de American Horror Story: Hotel y quizá, sólo quizá, Lady Gaga se mimetice con su personaje o simplemente quiera que se hable de ella como actriz, y no por qué se pone ni cómo se lo pone.lady gaga

Es cierto que la extravagancia a la máxima potencia ha sido la seña de identidad de la cantante desde que en 2008 saltara a la fama con su álbum The Fame: trajes de carne, cintas policiales, incluso la rana Gustavo protagonizó algún atuendo. Quizá Lady Gaga se aferró a esa frase de Oscar Wilde: «Que hablen mal de uno es espantoso. Pero hay algo peor: que no hablen» y es que claro, si quieres destacar en una industria como la del espectáculo no puedes pasar desapercibida. Reconozco que en sus inicios fui de las que pensó que se trataba de una más con ganas de llamar la atención y de la que se hablaba más por sus excentricidades que por su talento, pero las apariencias engañan y no sabes cuánto. Lady Gaga se ha limitado a hacer lo que mejor sabe, dar shows para gozo y disfrute de sus fans y compañeros de profesión, con los que se podrá llevar mejor o peor, pero ha logrado algo: todos la conocen. Está considerada como una de las celebridades más influyentes y aprovecha su fama colaborando en causas humanitarias y como activista social: campañas contra el acoso escolar, apoyo al movimiento LGBT y así hasta un largo etcétera.
Puede que Lady Gaga no sea esa mujer en la que nos fijemos para vestirnos, peinarnos o maquillarnos o puede que sí, pues para gustos colores, pero sí es el tipo de mujer que nos puede inspirar a reinventarnos cada día y aceptarnos no solo a nosotros mismos sino a los demás tal y como son, sin prejuicios ni nada parecido, y es que ya lo dice ella… Baby, I was born this way.

Redactora de tendencias, moda y actualidad. Freak de celebrities y de toda red carpet. Con tendencia al monólogo, a veces me da por contar historias, otras tan solo divago por aquí o por allá.

No hay comentarios

Dejar una respuesta