Foto vía Instagram: @leilasadeghee

Autora: Arancha del Castillo

Nuestro ritmo de vida actual no parece estar favoreciendo que las personas nos sintamos realmente felices y plenas. Todo va muy rápido, hay muchas demandas y tenemos la mente en mil sitios, preocupados por lo que pasó ayer y por lo que aún está por pasar. Casi caminamos de puntillas por el momento presente, sin ser realmente conscientes de él.

Ser feliz es una meta universal. El dinero no parece ser la clave para lograrla. Cubiertas ciertas necesidades básicas se ha comprobado que el incremento de recursos materiales no nos hace más felices. ¿Dónde tenemos que buscar entonces la felicidad?

Según Mihály Csíkszentmihályi, uno de los pioneros de la psicología positiva, las personas somos más felices cuando alcanzamos el estado de flow. ¿Alguna vez has estado tan concentrado realizando una actividad que te gusta hasta el punto de perder la noción del tiempo? Probablemente te encontrabas en ese estado de flow del que habla este autor de nombre difícil de pronunciar.

Él define la experiencia de flujo como ese estado en el que la persona está tan concentrada en la realización de una tarea que el resto de cosas a su alrededor deja de importarle, de ahí lo de perder la noción del tiempo. La actividad va en línea con sus objetivos y es satisfactoria sólo por el mero hecho de hacerla, incluso cuando es costosa. De hecho, el estado de flow se alcanza cuando la tarea tiene forma de reto, es decir, cuando dificultad y habilidades están equilibradas.

Si reflexionas sobre esta definición probablemente te vengan a la mente disciplinas como el arte, la música o el deporte. Efectivamente, estas favorecen la experiencia de fluir, pero no debemos pensar que es algo exclusivo de las profesiones artísticas. Aunque nos quejemos mucho del trabajo este parece ser un elemento positivo en nuestra vida. Según los estudios de Csíkszentmihályi son los fines de semana cuando la gente se siente menos feliz. Esto es cierto cuando se dan ciertas condiciones laborales: objetivos claros, alcanzables debido a que tenemos las destrezas necesarias y retroalimentación sobre cómo lo estamos haciendo. El problema actualmente es que en muchos puestos de trabajo estas circunstancias no se dan y de ahí el exceso de casos de burnout.

Foto vía Instagram: @john_lieros
Foto vía Instagram: @john_lieros

¿Y qué pasa con el tan ansiado tiempo libre del fin de semana? A veces ocurre que tampoco sabemos cómo llenar este espacio, no tenemos metas definidas, habilidades adecuadas para lograrlas y tampoco recibimos una retroalimentación tan directa.

Al margen del tiempo de trabajo y de ocio, las actividades de la vida cotidiana como caminar, fregar la loza, estudiar o cocinar pueden acercarse a este tipo de experiencia. Solo debemos focalizar la atención en lo que estamos haciendo y disfrutar de lleno de la experiencia.

Por tanto, la clave parece ser estar activo y conectado –presente, concentrado- con lo que se está haciendo. Mantenernos activos nos hace felices. Y esto nos hace, al menos parcialmente, responsables de nuestra propia felicidad e implica pasar del “qué me hace feliz” al “qué hago para ser más feliz”.

Sin ser pretender ser exhaustiva, te dejo algunas sugerencias para aumentar las posibilidades de sentir la experiencia de flow en tu vida:

  • Dedica tiempo a conocerte a ti mismo y busca qué es aquello que de verdad te apasiona.
  • Elige una o varias actividades con las que realmente disfrutes, de esas que hacen que se te pase el tiempo volando.
  • Asegúrate de que suponga cierto reto para ti. Márcate metas a las que llegar.
  • Busca un momento y lugar. Muchas veces vamos posponiendo lo importante por lo urgente, por eso es bueno que fijemos un momento en el que dedicarnos a esta actividad (¿eres búho o alondra?) y un lugar que nos aporte todo lo necesario para realizarla.
  • Una vez te sumerjas en la tarea evita las distracciones y concéntrate de lleno en ella. Despeja la mesa, apaga móviles y televisión,… que nada te saque de ese estado de completa absorción del que habla Csíkszentmihályi.
Foto vía Instagram: @amandaseeyoudarrr
Foto vía Instagram: @amandaseeyoudarrr

 

¿Qué? ¿Dónde? ¿Cómo? ¿Por qué? De momento psicoterapeuta. A medio camino entre Tenerife y Barcelona. Acompaño a las personas en su proceso de cambio hacia un estado de mayor bienestar a través del apasionante mundo de la psicología. Me encanta bucear por los recovecos del funcionamiento humano y contribuir con herramientas a que este sea lo más satisfactorio posible.

No hay comentarios

Dejar una respuesta