10 curiosidades históricas de Barcelona

10 curiosidades históricas de Barcelona

Autor: David Lorenzobarcelona-913762_640

La ciudad condal, como también se la llama, es hoy una ciudad moderna que merece visitar al menos una vez en la vida. Edificios como la Torre Agbar, el Fórum o la Filmoteca llevan a Barcelona a ser una urbe del siglo XXI. Sin embargo esto no significa que no tenga una interesante historia.

Barcelona está hoy localizada en un lugar donde ha habido asentamientos humanos desde hace más de 4000 años, convirtiéndola en un espacio de gran peso arqueológico e histórico en España. Su dilatada historia hace que podamos encontrarnos con una gran cantidad de curiosidades históricas a lo largo y ancho de la ciudad, siendo algunas las siguientes:

1. Primeros asentamientos. Los indicios arqueológicos descubiertos en la zona parecen indicar que la ciudad tuvo sus primeros habitantes al final del neolítico. Se tiene constancia escrita que desde los siglos VII y VI a.C. en la zona vivía un grupo de íberos conocidos como los layetanos y que llamaban a la ciudad Barke-no. Poco tiempo después una colonia griega, que recibía el nombre de Kallipolis (no se ha localizado el lugar exacto). Durante un corto periodo de tiempo, en la Segunda Guerra Púnica (siglo I a.C.), los cartagineses ocuparon la ciudad, aunque no por mucho tiempo porque rápidamente fue conquistada por los romanos, quienes le cambian el nombre por el de Iulia Augusta Paterna Feventia Barcino y establecen la ciudad donde hoy se localiza el casco histórico de Barcelona.

Torre Marti I, el último rey antes de la entrada de la dinastía castellana de los Trastámara. Foto: Xavier Caballé
Torre Marti I, el último rey antes de la entrada de la dinastía castellana de los Trastámara. Foto: Xavier Caballé

2. No fue capital provincial romana. A pesar de ser una ciudad muy próspera beneficiada por su puerto jamás fue capital de una provincia romana de Hispania. Localizada Barcino en un primer periodo en la Provincia de Hispania Citerior y luego en la provincia Tarraconense la capitalidad la va a tener Tarraco (actual Tarragona). A pesar de ello la ciudad ya en el 415 va a tener su primer gran momento histórico y escasamente conocido, pues se convirtió en un corto periodo de tiempo en la capital del reino visigodo bajo el reinado de Ataulfo, aunque poco después la capital fue trasladada a Toledo donde estuvo hasta que los musulmanes liderados por Musa conquistan la ciudad en el 711 (Barcelona es conquistada en el 718).

3. Fue conquistada por Carlomagno. El gran rey franco llegó a conquistar la ciudad y el norte de la actual Cataluña, Aragón, Navarra y País Vasco, configurando una frontera de su imperio con Al-Andalus desde finales del siglo VIII y principios del IX (Barcelona fue tomada en el 801), creándose la marca hispánica. Este hecho hace que Barcelona se convierta en una ciudad que va a formar parte del reino franco. En el 878 Luis el Tartamudo inviste al conocido como Wilfredo el Belloso como conde de Barcelona, Girona y Besalú, comenzando en este momento la historia del condado de la urbe que hace que también se conozca como ciudad condal. Esto hizo que gran parte del territorio bajo dominio franco gozara de cierta libertad política.

4. Vuelve a ser conquistada por los musulmanes. En el año 985 Al-Manzor asedia y prácticamente destruye la ciudad, tras lo cual va a ocupar la ciudad durante 6 meses. Este momento supuso la independencia total de los francos ya que no van a prestar ninguna ayuda a la ciudad condal ni al conde Borrell II. En 1010 los barceloneses logran saquear Córdoba, que en ese momento era la mayor y más rica ciudad de Al-Andalus, comenzando en este momento un periodo de expansión del condado, que irá tomando nuevos territorios bajo su dominio.

5. Una de las principales potencias del Mediterráneo. La expansión de Barcelona llegó a suponer conquistas marítimas importantes a lo largo de los siglos XIII al XV, conquistando territorios como Baleares (1228), Sicilia (1282) o Nápoles (1421), entre otras. Estas importantes localizaciones les permitirán crear importantes líneas de comercio marítimo por las principales ciudades portuarias de Europa, norte de África y en la Península de Anatolia (Turquía), logrando su consolidación una vez se crea el Consolat del Mar (Consulado del Mar) en 1258, formada por un conjunto de comerciantes que establecen un reglamento en el comercio marítimo.

Puerto de barcelona
Puerto de Barcelona

6. La casa más antigua de Barcelona. Se localiza en el Barrio Judío, en la calle Sant Domènech de Call y es una vivienda construida por lo menos desde el siglo XII. El edificio pasó uno de sus peores momentos en febrero 1428, cuando un terremoto bastante intenso casi tira al suelo la casa. Sin embargo el edificio, aunque cuenta con la fachada algo inclinada, logró soportar el temblor, suerte que no tuvieron otras construcciones de la ciudad como es el caso de la Basílica Menor de Santa María del Mar, en la que un rosetón cayó matando a casi treinta personas que estaban en el interior del templo en ese momento.

7. El Barrio Gótico… no es tan gótico. Aunque pueda resultar extraño hay una serie de edificios de este mítico barrio que no tienen el mismo aspecto que tuvieron durante la Edad Media. De esta forma algunas infraestructuras fueron remodeladas para darles un aspecto más gótico del que tenían. Este es el caso de la fachada de la catedral de Barcelona que no fue terminada durante el medievo ni tampoco durante la Edad Moderna, teniendo que esperar hasta el siglo XIX y principios del XX para darle el aspecto que tiene en la actualidad. Otros edificios que han tenido adaptaciones, como son las ventanas góticas del Palacio Real o el precioso puente del carrer del Bisbe que une el Palau de la Generalitat y el Palau dels Canonges. Aún así no pierde encanto.

Foto: Mromanchenko
Catedral de Santa Eulalia de Barcelona. Foto: Mromanchenko

8. La gran ciudad industrial. Aunque Barcelona sufrió desde el siglo XIV al XVIII una profunda crisis económica y social a partir del siglo XIX comienza en ella un importante crecimiento económico. Así desde que se convierte la ciudad en capital de provincia en 1832 los mandatarios públicos van a fomentar la industria mediante una ley aplicada en 1836. También crece la población (éxodo rural) y surge una importante burguesía local dueña de las industrias. Esto permitió que Barcelona se consolide como una ciudad moderna, aunque no estuvo revueltas obreras, siendo “La Semana Trágica” la más contundente.

9. Un ensanche ejemplar. El Plan Cerdá (ingeniero encargado de diseñarlo) o el “eixample” (ensanche en catalán) permitió la modernización de la ciudad, al permitir una disposición más ordenada colocando la zona urbana en una cuadrícula que se separaba de las desordenadas y estrechas calles del barrio gótico. Se restringió la altura máxima de los edificios a los 16 metros (4 plantas), se estableció que hubiera un parque cada 1500 metros, tres hospitales, mercado cada 900 metros, un cementerio, etc. Además se reordenaron las vías y se crea una red de ferrocarriles para mejorar las comunicaciones de la ciudad. Esta se convertirá desde su construcción la zona donde se estableció la nueva burguesía, situación que se ha mantenido hasta la actualidad.

10. Modernismo Catalán: Modernisme. Al igual que muchos otros países (como el art nouveau francés) en España a finales del siglo XIX surge una corriente artística conocida como “modernismo”, la cual logró su mayor desarrollo en Cataluña y sobre todo en su capital. Este tipo de arquitectura surge en plena Renaixença o renacimiento de la cultura catalana donde se busca diferenciarse del resto del territorio español junto con el neogótico. El Modernisme tendrá un impacto internacional con apoyo de la Exposición Universal de 1888 y la internacional de 1929 que se hicieron en la ciudad. Algunos de los principales artistas fueron Antoni Gaudí, Lluís Domènech i Montaner o Miquel Utrillo, entre otros.

Parque Güell, una de las principales obras de Gaudí
Parque Güell, una de las principales obras de Gaudí

Para saber más:

  • Caballero, José Luis Guía secreta de Barcelona. Teiá: Editorial Ma non Troppo, 2013
  • Fernández-Armesto, Felipe Barcelona. Madrid: Editorial Península, 2006
  • Suárez, Silvia; Magriña, Ana Priscila 1001 curiosidades de Barcelona. Teiá: Editorial Ma non Troppo, 2011
Licenciado y apasionado por la historia. Me encanta escribir artículos sobre curiosidades históricas. También de temas que llamen la atención que voy encontrando por aquí y por allá.

No hay comentarios

Dejar una respuesta