2 jóvenes, 1 caravana y 40 días para redescubrir las Islas Canarias

2 jóvenes, 1 caravana y 40 días para redescubrir las Islas Canarias


Autora: Virginia Martínez

Dani Millán y Octavio Barrera son dos jóvenes canarios residentes en Barcelona y apasionados del skate, que a finales del año 2014 hicieron un viaje de 40 días en autocaravana por las Islas Canarias. Después de muchos viajes por el mundo, desarrollando proyectos audiovisuales, decidieron volver a su tierra para mostrar su cara menos conocida a través de las personas que se encontraron por el camino. Crearon el colectivo independiente Proyecto Islas Canarias, se lanzaron a la aventura y el resultado es el documental Maresía y el libro Talisca, que acaban de presentar en Tenerife y Gran Canaria. Antes de volver a Barcelona, CMagazine se cita con ellos para conocer los pormenores de su experiencia.FH000037 (1)

¿Los canarios no conocemos bien nuestra tierra?
Octavio: Nosotros somos un ejemplo de ese desconocimiento. De hecho, el punto de partida era descubrir las Islas para transmitir la vivencia a través de este proyecto audiovisual. Es cierto que hay gente que controla muy bien la geografía y la cultura del Archipiélago, pero de forma general no. Cuando vas viajando por las Islas te das cuenta de que son los extranjeros los que conocen mejor esta tierra que nosotros.
Dani: Cuando naces y vives en un mismo sitio, el entorno no te despierta el interés de cuando viajas a un lugar nuevo, del que quieres verlo todo y sacar fotos de cualquier detalle. Falta movimiento, salir de tu pueblo o de tu ciudad para darte cuenta de que Canarias está muy bien y tiene mucho que ofrecer.

¿Valoramos más lo de fuera que lo nuestro?
D: Se tiende a creer que lo nuestro no vale, que lo de fuera es mejor. No estoy de acuerdo. También depende qué cosas, pero generalizar no es justo.
O: Es lo que decimos siempre, hasta que no sales, y lo ves con perspectiva, no te das cuenta de lo que tienes. Y no es tanto que no lo valoremos, es que no lo conocemos bien.

¿Ustedes conocían todas las islas antes de este viaje?
D: No, precisamente ese era uno de los motivos del proyecto, conocer todo el Archipiélago, el territorio que se podía pisar. A mí me faltaba El Hierro, La Gomera, Lobos y Alegranza. Creo que no tiene mucho sentido ser de una isla y no conocer las demás. La verdad es que te sientes bien pudiendo hablar de tu lugar de origen.
O: Yo tampoco había estado en El Hierro, La Gomera, Lobos, Alegranza, y también me faltaba La Graciosa. En Barcelona nos dimos cuenta de que habíamos viajado por muchos lugares del mundo pero no conocíamos nuestra tierra, y ahí empezó todo.

¿Cuarenta días fueron suficientes para conocer el Archipiélago?
D: En cuarenta días no da tiempo a conocer las Islas. Lo que pudimos hacer es dar una vueltita por cada una. Exprimimos muchísimo el tiempo. El tiempo en cada Isla parecía una temporada, porque el trabajo era de sol a sol. De todas formas, nosotros no pretendíamos abarcarlo todo, no íbamos a contar la historia de Canarias. Documentamos lo que nos íbamos encontrando, una visión general.
O: Fijamos cuarenta días porque hicimos un cálculo aproximado de cuánto podríamos estar en cada una, y también para ajustar el tiempo al presupuesto. Pero no íbamos con nada planeado, no teníamos planning del recorrido y las paradas.

¿Por qué eligieron la autocaravana como vehículo? ¿Qué aporta en un viaje?
D: Eso fue un empeño mío. Como íbamos con tanto equipo, le dije a Octavio que como eran cuarenta días, la caravana nos venía bien por los enchufes, cargar baterías, disponer de una mesa para hacer los backup… Para mí era como un pelín de lujo dentro del lowcost del viaje. Porque quieras que no, alquilar una caravana es bastante caro, aunque nosotros conseguimos un súper precio por llevarla desde Pamplona a Lanzarote.
O: La caravana nos facilitó bastante el viaje. Teníamos alojamiento, transporte, cocina… Y, sobre todo, nos dio libertad. Porque igual estábamos en Gran Canaria, subíamos a Tamadaba y nos daban las diez de la noche. Con la caravana podíamos quedarnos a dormir allí. Esa libertad no te la da otro medio de transporte.FH010002

El hilo conductor del viaje eran las historias de las personas que se encontraban por el camino. ¿Tenían establecidos los contactos previamente o hubo mucha improvisación?
D: Todo fue sobre la marcha. Lo que teníamos claro es que los protagonistas del documental y del libro eran las personas que nos íbamos encontrando por el camino. Nosotros lo que aportamos fue la visión desde fuera, la manera de sacar las fotos y la manera de grabar. Queríamos escuchar y transmitir esas historias.
O: Fue bastante improvisado, aunque en Lanzarote hubo una persona que marcó la línea a seguir en todas las Islas, que fue Javi Polo, que es un guía turístico. La primera noche del viaje le explicamos lo que queríamos hacer y él nos ayudó mucho. A partir de ahí, un contacto te lleva a otro, y el proyecto salió adelante.

¿Buscaban perfiles determinados?
O: Buscábamos gente que nos contara historias, y eso ocurre sobre todo con la gente mayor, que además era la que nos encontrábamos por el camino. En algún momento valoramos grabar a gente joven para ver el contraste en el documental, pero nos fue imposible abarcar todo. De hecho, el documental iba a durar 25 minutos y al final se nos fue a 94. También íbamos a hacer 7 fanzines, uno de cada Isla, y acabó siendo un libro único de 136 páginas. Acabamos con muchísimo contenido y tuvimos que reducir bastante.

¿Cómo era el modo de trabajo? ¿Cómo se organizaban?
D: Éramos dos personas, yo con la cámara de vídeo y Octavio con la cámara de fotos. Nos faltó gente, nos faltó equipo. No es la manera de hacer un documental, pero lo sacamos como pudimos. Lo principal del viaje era hacerlo, pero teníamos la responsabilidad de documentarlo. Fue complicado porque, por ejemplo, no teníamos sonidista. El sonidista era Octavio con la grabadora en el bolsillo mientras disparaba fotos y hablaba con la gente, porque yo solo podía hacerlo en algunos momentos. Pecamos de principiantes, porque nunca habíamos hecho un documental, pero hemos aprendido cómo no se hacen las cosas.
O: Viendo ahora el documental, echo cosas en falta. Como dice Dani, el tema del audio. Podríamos haber llevado a una persona que nos hubiera ayudado con eso, pero añadiendo una persona más, igual hubiéramos roto nuestro sistema de unión. Además, en la caravana no teníamos mucho sitio, aunque tuvimos de invitado a un amigo de Barcelona cuando estuvimos en Gran Canaria.FH020004

¿Qué fue lo que más les sorprendió de su viaje de redescubrimiento?
O: A mí me sorprendió el contraste que hay de una Isla a otra, sobre todo de las orientales a las occidentales. Los cambios de paisaje, de personas, de maneras de hablar, de maneras de hacer…
D: Fue una sorpresa generalizada, todas me sorprendieron. Quizá una de las sorpresas del viaje fue darme cuenta de que teníamos mentalidad de persona mayor. Cuando hablábamos con la gente, los protagonistas del documental, existía esa diferencia de edad, de generaciones, pero teníamos muchos puntos en común. Fue un viaje de apertura mental y de aprendizaje. Escuchamos a muchas personas, cada una con su historia, sus vivencias… Al final del día nos mirábamos y decíamos: ¿cómo vamos a asimilar todo esto?

¿Ha cambiado su visión de las Islas Canarias?
D: Por supuesto. Lo veo como otro mundo. Está el mundo entero y luego está Canarias. Te das cuenta de todo lo que hay y de lo bien que se vive. Nosotros tuvimos una visión general, y nos quedaron muchas tareas pendientes. Así que la aventura de descubrimiento sigue.
O: Es más casa que nunca. El viaje nos ha dado el gusanillo de no parar y movernos entre las Islas. Venir y no quedarnos en las capitales o en la misma isla. De hecho, desde que terminamos ese viaje, las veces que hemos vuelto a Canarias, hemos hecho escapadas y visitas diversas.

Además del documental, Octavio, tú te encargaste del libro, ¿cómo lo enfocaste?
La línea fue prácticamente la misma, porque el contenido era el mismo. Lo que pasa es que el libro es el producto físico, tangible. Hacer Maresía (el documental) y Talisca (el libro) era una manera de unir la misma travesía vista desde cuatro ojos. Dentro de ese parecido, también hay algunos textos personales o diferentes, como uno sobre la arquitectura. No hablo de la arquitectura al uso, porque yo no soy arquitecto, sino de lo que más me llamó la atención de cada Isla, de cómo la gente se las ingenia para construir y revestir sus casas.FH020005 (3)

Además de las presentaciones en Tenerife y Gran Canaria, ¿en qué otros lugares van a dar a conocer el proyecto?
D: Madrid, Barcelona, Bilbao… Aunque tengo dudas de cómo va a ser la acogida del documental fuera de Canarias. Aquí tiene interés porque la gente se siente parte de él, al ubicarse en el Archipiçelago con gente canaria, pero fuera no sé. Puede chocar bastante, porque la imagen que se tiene de las Islas es, sobre todo, sol y playa. Es una manera alternativa de venderlas.

El documental está subtitulado en inglés, ¿también han pensado en distribuirlo en el extranjero?
D: Queremos moverlo bastante fuera. Por ejemplo, llevarlo a festivales de cine. Yo creo que sería un producto bastante singular, que no se ve todos los días. La idea es darle difusión y que la gente conozca esta versión de Canarias y llegue turismo de otro tipo.
O: Sí, la idea es darle salida y buscar algún tipo de rentabilidad. Pero es otro trabajo aparte, buscar ayudas, distribución, festivales… Vamos a ir poco a poco. Lo acabamos de estrenar, literalmente, y todavía tenemos que enseñarlo en otras ciudades para conocer si gusta o no. Además, nos lo estamos comiendo y guisando nosotros dos, aunque tengamos ayuda de familiares y amigos.

¿Cuáles son los planes de futuro?
D: Seguir trabajando, con el skate y nuestros proyectos, para poder vivir de algo, pero tenemos pensado realizar otros proyectos dentro del colectivo Proyecto Islas Canarias
O: La idea de hacer el colectivo era, primero, hacer el viaje, y en función de cómo saliera, ver el material y ver cómo poder enfocarle de otra manera para que perdure. De momento hemos creado dos productos: Maresía, el documental, y Talisca, el libro, pero queremos seguir sumando proyectos.

Proyecto Islas Canarias

No hay comentarios

Dejar una respuesta