La peste en la Edad Media

La peste en la Edad Media

Plague_in_Ashod
La Plaga en Ashdod, Nicolas Poussin

Autor: David Lorenzo

La peste es una enfermedad infecciosa causada por la bacteria Yersinia Pestis, comúnmente presente en las pulgas de la rata negra y puede afectar tanto a las personas como a los animales. En ocasiones llega a ser enormemente peligrosa, ya que se puede extender con bastante rapidez en caso de no ser controlada y además los síntomas habitualmente llevan a que el paciente infectado sufra dolores hasta el fallecimiento.

TIPOS DE PESTE

De esta enfermedad nos podemos encontrar con hasta tres variedades distintas que perviven hasta la actualidad:

  • En primer lugar la conocida como peste bubónica, que se extiende fundamentalmente en zonas húmedas en etapas calurosas, aunque no resulta contagiosa directamente de hombre a hombre. Consiste en la aparición de abultamientos en las zonas ganglionares del cuerpo (se hinchan los ganglios linfáticos), acompañada por vómitos, diarreas, etc.
  • Peste pulmonar o neumónica, contagiosa a través del aire (de hombre a hombre), más peligrosa que la anterior. En ella es habitual la tos, estornudos y los esputos sanguinolentos. Sus síntomas se presentan instantáneamente tras su contagio.
  • La última versión es la más terrorífica, la peste septicémica o peste negra. Deja al paciente en estado de shock, concluyendo posteriormente con su muerte tras haber soportado largos delirios. El cuerpo sufre continuamente hemorragias y puede aparecer derivada de la peste pulmonar o bubónica o desarrollarse por sí misma. Cuando aparece por sí sola, surge por los mismos cauces que esta última.

PLAGAS PREVIAS A LA EDAD MEDIA

A finales de la Edad Media (siglo XIV) tuvo lugar una de las mayores epidemias de peste de la historia, durante la cual gran parte de los reinos europeos de la época tuvieron tal nivel de muertos que no se recuperó la tasa de población hasta dos siglos después. Sin embargo, no fue la primera vez en la historia en la que la peste asoló Europa, encontrándonos ya desde la época romana algunos casos como son los siguientes:

Escudo de Plagas: la muerte coronada como vencedora. 1607-37, Augsburg, Alemania. (Wikipedia Commons)
Escudo de Plagas: la muerte coronada como vencedora. 1607-37, Augsburg, Alemania. (Wikipedia Commons)
  1. El primer caso parece ser el de la Plaga de Antonio, donde en el año 161 se extendió la enfermedad que diezmó el ejército del emperador Lucio Aurelio Vero y ralentizó el crecimiento paulatino que había logrado Roma en los últimos siglos. Llegada desde Siria (donde el emperador había mandado a los soldados a combatir) se expandió por todo el Imperio causando un gran número de bajas.

2. Conocida actualmente como Peste de Cipriano, se produjo en el año 250 y se extendió por toda Europa Occidental, suponiendo gran número de muertes que diezmaron la población del viejo continente. Se conoce con este nombre por el Obispo Cipriano, quien dio testimonios sobre los efectos de la plaga, como aparición de erupciones en la piel, fiebre muy alta y putrefacción de las extremidades.

3. Otra grave epidemia que se relaciona con la peste es la Plaga de Gran Bretaña, que casi puso en jaque a la población de la Isla y pudo haber hecho que la historia hubiese sido distinta. Acaecida en el 444, fue de tal virulencia que se cuenta que prácticamente aniquiló al ejército romano localizado en el territorio, algo que fue aprovechado por los pictos y escoceses para invadir amplios territorios. Era tal la pérdida de soldados que tuvieron que pedir ayuda a los sajones, quienes se establecieron en la zona para siempre.

4. La Plaga de Justiniano fue una de las pandemias más potentes de la historia, con gran cantidad de muertes tanto en el Imperio Romano de Oriente como en el de Occidente, asolando además otros pueblos bárbaros de Europa, así como zonas de África y Asia entre los años 541 y 543. Aunque hasta hace poco no se sabía exactamente qué plaga fue, recientes estudios de restos encontrados parecen indicar que se trató de la peste bubónica.

BREVE HISTORIA DE LA PESTE MEDIEVAL

A partir del año 1346-47 comienzan los primeros brotes de peste en Europa Occidental, plaga de la que no parece haber indicios desde la Plaga de Justiniano, sucedida más de 800 años antes. Su origen con toda probabilidad fue Asia Central, donde hay indicios de que hubo un brote en torno a 1338, que se fue extendiendo por el Caspio hasta llegar a Oriente Próximo y de ahí hacia el Mediterráneo favorecido por el comercio de la época. Podemos observar como este brote asiático ya está extendido por toda Europa casi una década después.

Vestimenta para prevenir el contagio de la peste (siglo XVII). El pico de la máscara es un filtro primitivo, relleno con sustancias que se pensaba alejaban la peste. Foto: Juan Antonio Ruiz Rivas (Wikipedia Commons)
Vestimenta para prevenir el contagio de la peste (siglo XVII). El pico de la máscara es un filtro primitivo, relleno con sustancias que se pensaba alejaban la peste. Foto: Juan Antonio Ruiz Rivas (Wikipedia Commons)

Que fuera una enfermedad nueva para los ciudadanos europeos (que no la habían sufrido durante casi un milenio) hizo que cundiera el pánico, favorecido sobre todo por su virulencia y por lo horrible que era la muerte de los infectados.

CAUSAS DE LA VIRULENCIA DE LA PESTE MEDIEVAL

El que epidemia fuera tan virulenta durante la Edad Media no fue solo culpa de la bacteria Yersinia Pestis sino también de la subalimentación, que hace que las defensas desciendan y que, por lo tanto, los organismos se predisponían al contagio. También ayudaron las continuas guerras que sufría Europa esos años, la mala economía (que llevaba a las hambrunas) y la mala higiene (viviendas con escasa ventilación, abundancia de ratas con pulgas, calles sin pavimentar y falta de alcantarillado que hacía que se acumulara la basura en las vías, etc.). Estos factores además favorecerán posteriores rebrotes que duraron desde 1346 hasta comienzos del siglo XV, con regularidad de diez o 15 años.

No en toda Europa se sufrió la misma tasa de mortandad, existiendo casos en los que hubo un menor número de fallecidos por la peste, como la zona oriental del continente, en los territorios cercanos de la actual Rusia y que pueden encajar en los reinos medievales de Polonia y Lituania.

EFECTOS EN LA SOCIEDAD

Ante esta situación algunos expertos (entre ellos médicos) proponen curaciones erróneas, desde evitar que la gente se bañara, a prescribir que comieran lo menos posible pasando por llevar ropas amplias o comer frutas y verduras en gran cantidad. Finalmente, acabarán fracasando y extendiendo más si cabe la peste.

La epidemia de Moscú en 1771 : Durante el curso de la peste de la ciudad, entre 50.000 y 100.000 murieron ( 1.6 a 1.3 de su población)
La epidemia de Moscú en 1771 : Durante el curso de la peste en la ciudad murieron entre 50.000 y 100.000 personas

La peste sin duda tuvo un efecto social muy importante, provocando una socialización de la muerte que contará con dos respuestas distintas en la población: .

  1. Muchos practicaron la relajación de sus costumbres, o lo que es lo mismo, comenzaron a pecar y llevar una vida más escandalosa y desordenada, algo provocado por la idea de brevedad de la vida, que animó a muchos a agotar su existencia hasta las últimas consecuencias.
  2. El resto tuvo como refugio de consuelo la religión y el pesimismo. Entre ellos se pedía a Dios misericordia, perdón por los pecados, una muerte sin sufrimiento y una solución a esa terrible epidemia que asolaba a la sociedad y que ponía en peligro la supervivencia del género humano,  algo que se buscaba a través de diferentes misas y procesiones solemnes.

Esta socialización también se ve reflejada en el arte de la época, comenzándose a sobrevalorar lo macabro y repulsivo de la muerte, que también aparecerá tanto en la pintura, como en las obras escritas en la época.

La peste casi acaba con algunos reinos europeos de la Edad Media y puso en jaque a una sociedad que veía el mundo desde una perspectiva teocentrista, marcado por la escolástica y que a pesar de su fe, tendrá miedo a una muerte tan horrible como esta. A pesar de esta situación, la población logró sobrevivir a la terrible plaga, mejorándose bastante la higiene (lo que redujo posteriormente los brotes de peste), gracias sobre todo a la invención de los cordones sanitarios (sistema mediante el cual en caso de ser detectado un brote de peste en una comunidad, se prohibía a la gente salir de allí, por el peligro a que la plaga se extendiera). A comienzos del siglo XV empiezan a producirse importantes cambios en la mentalidad de la sociedad medieval, abriéndose un nuevo periodo que supone la base para la Edad Moderna: El Renacimiento.

Para saber más:

  • Blanco Rebollo, Ángel La Peste Negra. Madrid: Anaya Editorial, 1995
  • Cartwright, Frederick; Biddis, Michael Grandes pestes de la historia. Buenos Aires: El Ateneo, 2005
Licenciado y apasionado por la historia. Me encanta escribir artículos sobre curiosidades históricas. También de temas que llamen la atención que voy encontrando por aquí y por allá.

No hay comentarios

Dejar una respuesta