Los romanos construyeron uno de los mayores imperios que han existido en la historia. Un crisol de culturas se agrupaban en un extenso territorio donde lo poco que les unía era la ley romana y desde el siglo IV la religión cristiana. Estas diferencias culturales se van a ir agravando con el tiempo. A las poblaciones ya existentes dentro del Imperio Romano también van a unirse pueblos conocidos como bárbaros (aquellos que no estaban romanizados o influidos por los romanos).

Moneda en la que sale la imagen de Rómulo Augústulo. Propiedad de la Cassical Numismatic Group

Los bárbaros, muchas veces por pactos con los propios romanos (los foedus) o por invasión, van a ocupar lentamente territorios bajo control del Imperio Romano. Antes del 476, fecha en la que se establece la caída del imperio de occidente, ya Roma no era más que una sombra de lo que había sido. En el siglo V pocos territorios estaban bajo su control directo. El anteriormente poderoso emperador romano tenía menos dominios que otros reyes bárbaros de Europa Occidental.

Por ello cuando nació Flavio Rómulo Augusto en el año 461 poco se podía hacer para que sobreviviera este imperio en decadencia. Fue nombrado emperador del Imperio Romano de Ocidente en el 475 con apenas 14 años apoyado por su padre, el general Atila Flavio Orestes (más conocido como Orestes). Vamos a explicar con más detenimiento más sobre el último emperador del Imperio Romano:

  1. El origen de su nombre. El nombre de Rómulo Augusto no estaba elegido al azar. Recibía el nombre de Rómulo, según la tradición romana el fundador de la ciudad y el de Augusto, el primer emperador. Con ello se quería justificar que la familia Flavia tenía el derecho de vestirse con la toga púrpura (atuendo propio del emperador). Sin embargo resulta curioso que precisamente fuera él, que recibió el nombre del fundador de Roma, el que finalmente se convirtió en el último emperador romano de occidente.
  2. Era muy joven. Tuvo muchos opositores por ser tan joven. Por ello recibió el peyorativo nombre de Augústulo (el pequeño augusto). Muchos creían que su escasa experiencia lo hacía débil para gobernar un imperio y más en esos momentos tan complicados. Los bárbaros estaban amenazando incluso con poner fin al Imperio. La falta de apoyo del joven Augústulo posiblemente agravó más la situación y favoreció que en el 476 llegara el fin del Imperio Romano de Occidente.
  3. Exigencias bárbaras. Los hérulos y su máximo general Odoacro, van a reclamar a los romanos que les cedieran las tierras del centro de la península Itálica, lugar donde se encuentra Roma. La oposición de los romanos va a desencadenar una guerra que acabó con la invasión de la capital del imperio y el fin de Roma.
  4. No contaba con apoyo de oriente. El Imperio Romano de Oriente (o Bizancio) y su emperador, Zenón, se negaban a aceptar al joven Romúlo Augústulo como emperador debido a su juventud. En el caso de que Bizancio hubiese apoyado a Roma con total seguridad el Imperio Romano de Occidente hubiese perdurado algunos años más. La relación entre los dos imperios, a pesar de haber estado unidos durante mucho tiempo, nos permite observar la clara división y diferencias que había entre ambos.
  5. ¿Supervivencia de Rómulo?. Se desconoce qué fue lo que pasó con Rómulo Augústulo después de haber abdicado en nombre de Odoacro. Aunque algunos afirman que murió poco después de su destitución como emperador en Lucullanum (actualmente Castell dell’Ovo en Nápoles) algunos investigadores dicen que hay pruebas de que sobrevivió hasta el año 511. Sea cual sea la fecha de su fallecimiento lo que sí está claro es que no volvió a ser emperador.
  6. ¿Fue el último emperador?. Cuando el padre de Rómulo Augústulo, Orestes, depuso al emperador Julio Nepote, éste quedó relegado a un segundo lugar. Sin embargo Nepote va a seguir gobernando Dalmacia hasta el 480. Es por ello por lo que algunos expertos siguen considerando a Nepote como el último emperador. Esto va unido a que Rómulo Augústulo no era aceptado por el Emperador bizantino Zenón ni por muchas provincias romanas.
  7. El comienzo de la Edad Media. Siendo o no el último emperador Rómulo Augústulo, se considera el 476 (año en el que es destituido como emperador) la fecha clave que marca el fin de la época romana o Antigua y el comienzo de la Edad Media. Aunque otros territorios de Europa Occidental ya estaban desvinculadas de la administración romana (es decir, que ya podríamos decir que estaban en la Edad Media), la conquista de Roma por parte de Odoacro acabó con cualquier posibilidad de reunificar el Imperio. Esto hace que esta fecha sea clave.

    Rómulo Augústulo renuncia a su corona ante Odoacro. Obra de Charlotte Mary Yonge

Sobre Rómulo Augústulo poco se conoce. Vivió en una época muy convulsa y conflictiva. En 2007 estrenó la película La última legión donde se habla sobre los últimos días de Rómulo (interpretado por Thomas Brodie- Sangster) en el poder.

Para saber más:

  • Goldsworthy, Adrian La caída del Imperio romano: El ocaso de occidente. Madrid: La Esfera de los Libros, 2011
  • Heather, Peter La caída del Imperio Romano. Barcelona: Crítica, 2008
Licenciado y apasionado por la historia. Me encanta escribir artículos sobre curiosidades históricas. También de temas que llamen la atención que voy encontrando por aquí y por allá.

No hay comentarios

Dejar una respuesta