¡A del barco, marineros! Esta frase tan popular gracias al cine la relacionamos directamente con la piratería y el mar. Gracias a Piratas del Caribe se han vuelto a poner de moda las películas sobre estos personajes.

Aunque la piratería ha existido desde que surgió la navegación y ha ocurrido en todos los mares y océanos del mundo (podemos ver el caso del artículo de la piratería en Canarias) solemos relacionarlos con el Caribe. Esto se debe porque fue allí fue donde se produjo la llamada edad de oro de la piratería en el siglo XVIII. Esta se expandió tanto a causa de la inestabilidad que sufrían los principales imperios de Europa.

Muchos de los piratas más famosos de la historia cuentan con una leyenda que ha ido creciendo a lo largo de los siglos y quizás se ha mitificado un poco. Sin embargo, aunque estén tan estereotipados, esto no significa que sus vidas en realidad no fueran interesantes. Esto lo podemos ver a continuación:

  1. Barbanegra

Edward Teach nace (probablemente) en Bristol en 1680. Desde muy joven se enrola en la Royal Navy, participando en la guerra de Sucesión española, que ponía a Inglaterra junto con otras potencias  a luchar contra los españoles y franceses. Cuando acaba la guerra muchos marineros, entre ellos deben abandonar la marina inglesa y buscarse la vida. Se convierte en pirata en la conocida como “edad de oro” de la piratería.

Captura del pirata Barbanegra. Cuadro de Jean Leon Gerome Ferris

Barbanegra aparece en la documentación que ha llegado hasta nosotros como un hombre inteligente y que tenía gran conocimiento sobre el mar. Él era consciente que tenía que ser muy hábil para controlar a sus marineros. Es por ello por lo que va a tener una actitud implacable (nunca escondió que mataba a algunos miembros de su tripulación solo para demostrar que mandaba él).  Pero también sabía que era necesario ser justo con los marineros cuando hacía falta.

Para dar miedo a los atacantes (en una época donde muchos eran supersticiosos) solía aparecer con un peculiar atuendo que resaltaba su gran altura. También se colocaba cerillas en su sombrero que con el humo causaban mucho terror entre sus enemigos.

Bandera de pirata de Barbanegra (cada pirata tenía la suya propia)

Muere en una emboscada en 1718. Lo mató Rober Maynard, capitán enviado por el gobernador Alexander Spotswood. Su cabeza fue llevaba en uno de los barcos de vuelta a Virginia. Hoy es uno de los piratas más recordados.

  1. William Kidd

Nacido en Dundee (Escocia) en 1645 fue considerado por muchos como el iniciador de la edad de oro de la piratería en el Caribe. Su conversión a pirata simplemente fue casual. La corona inglesa le había dado patente de corso (contrato que da libertad para atacar a las naves de países enemigos de Inglaterra) para actuar en el océano Índico. Después de varios meses navegando por este océano no habían encontrado una nave enemiga a la que robar. Presionado por los marineros para saquear un barco (ya que ellos cobraban lo que lograban en estas rapiñas), atacan a uno de gran tamaño que piensan que es de la flota francesa. Sin embargo atacan por error un barco armenio (aliados de Inglaterra).

Captain Kidd en el puerto de Nueva York. Cuadro de Jean Leon Gerome Ferris

El espectacular cargamento del barco hizo rico a Kidd y a sus marineros. Tras esto parten dirección de las colonias inglesas en Norteamérica (las trece colonias, que luego forman Estados Unidos y que se encuentran en la costa Este). Una vez llega al puerto de Nueva York Kidd se entera que está siendo perseguido acusado de piratería. Los armenios pedían su muerte bajo amenaza de declerarle la guerra a Inglaterra.

Kidd huye y deja su buque capitán, el Adventure Prize, atrás. Aprovecha este momento para esconder gran parte de su tesoro. Finalmente es convencido para que se entregue en Boston al gobernador Bellomont. Pensando que podía salvarse indica donde enterró parte de su tesoro, intentando usarlo como fianza para salvarse de la pena de muerte (por ser pirata). Sin embargo no era posible, los armenios exigían la muerte de Kidd después de su ataque. A pesar de ello va  a seguir ofertando todo su tesoro. Pero no lo van a escuchar. Finalmente fue enviado a Londres y ahorcado. Su cuerpo fue luego cubierto en brea y colgado en una jaula durante varios años en el Támesis a vista de todos.

Kidd colgado en la jaula a la vista de todos por pirata

Su leyenda hoy sigue viva. Posiblemente de él se hicieron más canciones y se contaron más leyendas que de ningún otro pirata. Además que dijera que tenía enterrado un gran tesoro creó uno de los estereotipos más famosos de los piratas: el de enterrar los tesoros en islas desiertas.

  1. Barbarroja

Barbarossa Hayreddin Pasha nace en la isla de Lesbos en 1546 y es uno de los corsarios más importantes del siglo XVI. Estuvo al servicio del sultán otomano Suleimán I, también conocido como El Magnífico. Los pillajes que hizo Barbarroja se sucedieron por todo el Mar Mediterráneo. Ataca las ciudades cristianas mediterráneas, donde extendió el terror.

Retrato de Barbarroja. Cuadro de autor desconocido

El nombre de Barbarroja (Barbarossa) lo recibe de los italianos por su barba pelirroja. Fue marinero desde joven junto con su hermano Aruj. Entre sus principales acciones logró consolidar el comercio de los magrebíes en todo el Mediterráneo. Sus habilidades extraordinarias para el pillaje le convirtieron en una leyenda. Logra superar el gran prestigio que había logrado su hermano Aruj.

Su gran capacidad como capitán hizo que Suleimán El Magnífico lo nombrara Almirante en jede del Imperio otomano. Prácticamente todos los ataques que hizo a los principales puertos y ciudades en el Mediterráneo tuvieron éxito: conquistó Túnez, Capri, Nápoles, Corfú, etc. Barbarroja murió en 1546 siendo ya una leyenda para los otomanos. Su impacto fue tal que estableció la supremacía de los turcos en el mediterráneo durante casi 30 años. Los reinos europeos no volverán a controlar el Mediterráneo hasta la batalla de Lepanto (1571).

Estatua en recuerdo de Barbarroja en Argel. Hoy sigue siendo una leyenda en muchos pueblos musulmanes
  1. Anne Bonny

El número de mujeres piratas en el Caribe son muy pocas. Solo dos: Anne Bonny y Mary Read. En el caso de Bonny nace con el apellido de Cormac en County Cork (Irlanda) en 1698. Nace en una familia acomodada, pero siempre quiso ser una aventurera. En su juventud se enamora de un marinero llamado James Bonny, con el que se casa y del que recibe el apellido.

Dibujo de Anne Bonny

Poco después de casarse, Anne y James deciden irse a vivir a las Bahamas. Es precisamente en este archipiélago donde conoce al (también) famoso pirata Jack Rackman “Calico Jack”, siendo él clave para la introducción de Anne de lleno en la piratería (aunque había intentado participar con su marido, James, no habían tenido éxito como ladrones). Finalmente abandona a su marido y junto con Jack roba un barco en el puerto, comenzando así su carrera en la piratería.

Mantuvo una excelente relación con Mary Read, la otra mujer pirata. Ambas llegaron a trabajar juntas durante un tiempo, estando también unidas a Calico Jack. Hasta ese momento Read había escondido su condición de mujer vestida como un hombre. Esta fue una época de fortuna para ambas. Sin embargo finalmente son apresadas en 1720 por el comandante Jonathan Barnet, quien estaba a las órdenes del gobernador de Jamaica, interesado (como el resto de gobernadores) en acabar con la piratería. Ambas, por estar embarazadas, no fueron condenadas a la horca como el resto de piratas (al menos hasta que no dieran a luz). Read falleció en la prisión antes de tener a su hijo. Anne Bonny, por el contrario, desapareció misteriosamente de la prisión. No se tiene claro qué fue lo que pasó con ella.

Representación coloreada de Anne Bonny y Mary Read. las dos amigas piratas
  1. Francis Drake

Fue uno de los corsarios ingleses más célebres de la historia. Considerado como un terrible pirata, sobre todo en el Imperio español llegó a hacerse un nombre. Fue uno de los capitanes favoritos de la reina Isabel I, quien llega a nombrarlo Lord en 1581. Drake (también llamado el “dragón”) nace en Devon (Inglaterra) en 1543. Desde los 13 años comienza su carrera de marinero en un barco mercante. Va a ser corsario de Isabel I junto con su primo John Hawkins (también famoso marinero inglés). Con Hawkins, Drake va a adquirir la suficiente experiencia para comenzar a hacer sus propias incursiones. Adquirió gran popularidad después de haber saqueado varias ciudades en el Caribe como fueron Santo Domingo (República Dominicana) o Cartagena de Indias (Colombia).

Retrato de Sir Francis Drake. Cuadro de Marcus Gheeraerts el Joven

También una de sus mayores hazañas fue ser el primer inglés que logra dar la vuelta al mundo, que le llevó 4 años. También jugó un papel importante durante la guerra entre la España de Felipe II y la Inglaterra de Isabel I. Como vicealmirante de la Marina Real Británica se encargó de defender la isla de la invasión española, que había enviado la conocida como Armada Invencible. Tras el fracaso de la flota española Inglaterra va a intentar invadir España (algo muy poco conocido). Sin embargo el fracaso de la armada inglesa va a ser tan grande como el español.

Aunque España había perdido una batalla todavía la guerra continuaba. La situación estaba empeorando para los ingleses. Ante esta situación Drake propone atacar el Caribe, saliendo de Inglaterra en 1595 con el permiso de la reina. Con él va a ir su primo Hawkins. Sin embargo esta vez no logrará tener tanto éxito como en el anterior ataque. Hawkins muere en la batalla para conquistar Puerto Rico. Drake muere en las costas de Panama posiblemente a causa de disentería poco después de haber sido derrotado en la batalla de Panamá en 1596.

Estatua de Drake en Tavistock, Devon

Para saber más:

  • Gosse, Philip Quién es quién en la piratería: hechos singulares de las vidas y muertes de los piratas y bucaneros. Sevilla: Renacimiento, 2003
  • Ruiz Gil, Helena; Morales Padrón, Francisco Piratería en el Caribe. Sevilla: Editorial Renacimiento, 2005
Licenciado y apasionado por la historia. Me encanta escribir artículos sobre curiosidades históricas. También de temas que llamen la atención que voy encontrando por aquí y por allá.

No hay comentarios

Dejar una respuesta