Foto vía elizabethtaylor.com

En enero ha sido el aniversario de la desaparición de actrices como Audrey Hepburn o Ava Gardner, dos grandes iconos del cine, pero también de belleza y cuya imagen tenemos asociada a la elegancia y al glamour de antaño.  Y esto me hace pensar que si como ya una vez dije por aquí “ya no quedan hombres así” en referencia a Paul Newman o Steve McQueen, cuando veo imágenes de las estrellas de antes también pienso que ya no quedan mujeres así.

Imagen vía giphy
Imagen vía giphy

Cierto es que hoy en día hay mujeres famosas muy hermosas y con un estilo envidiable, además de talento, basta con que abras una revista, pongas la televisión o des un paseo por cualquier red social, pero aun así, y aunque me declare una freak de las celebrities, he de admitirlo, falta algo. O quizá sobra, porque uno de los motivos por los que creo que antes era más mágico o simplemente diferente era justamente por el misterio que rodeaba a estas mujeres, porque por mucho que ellas contaran su vida o que aparecieran en diferentes medios de comunicación sabíamos que lo mejor quedaba de puertas para adentro.

Parece que hoy ese misterio y esa intimidad se han perdido y con él parte de la belleza que rodea ese mundo en general y a esas mujeres en particular. Pero es el precio que pagamos por los avances de las redes sociales, por ese afán de querer saber de todo y contarlo todo y porque hoy en día parece que cualquier puede ser famosa aunque no sea por mérito propio.

Imagen vía tumbrl
Imagen vía tumbrl

Yo no me imagino a Marylin yendo a un reality show y contando sus supuestos affairs para ganar popularidad, ni a Audrey subiendo a Pinterest una foto de su nuevo corte de pelo o a Elizabeth Taylor haciendo la prueba del polígrafo o a Natalie Wood poniendo morritos en ropa interior frente al espejo para enseñar la foto a todo Instagram. ¿Ustedes sí? ¿A alguien le interesaría ver a Ava Gardner o a Grace Kelly dándose las mechas o con los rulos puestos? Pues no, también quizá porque ninguna de ellas sentiría jamás esa necesidad de llamar la atención o si alguna vez la tuvo la supo contener.

Imagen vía tumbrl
Imagen vía tumbrl

Después caigo en la cuenta de que justamente las mujeres de ahora que tengo por icono bien se asemejan a todas las que antes he mencionado (y a tantas otras que me dejo en el tintero): Cate Blanchett, Nicole Kidman, Angelina Jolie, Mónica Bellucci o Sofia Loren, mira tú ‘La Loren’, 81  años y protagonizando campañas de belleza… A ver cuántas llegan.  No se sobre exponen, no lo necesitan ni tampoco lo queremos, porque aunque en el fondo sepamos que son como tú y como yo y aunque no me guste poner en un pedestal ni endiosar a nadie, todos necesitamos ser fan de alguien, es como una ventana abierta a una vida de ensueño aunque sólo sea por unos minutos y aunque seamos conscientes de que ellas también tienen sus cosillas y sus problemas.

Imagen vía tumbrl
Imagen vía tumbrl

Hoy, con tanto blog, tanta web, tanto reality, tanto selfie y tanta necesidad de alimentar egos y de mirarse el ombligo yo prefiero seguir pensando en las divas de antes, porque ya apenas quedan mujeres así.

Imagen vía tumbrl
Imagen vía tumbrl
Redactora de tendencias, moda y actualidad. Freak de celebrities y de toda red carpet. Con tendencia al monólogo, a veces me da por contar historias, otras tan solo divago por aquí o por allá.

No hay comentarios

Dejar una respuesta