Todo lo que necesitas saber sobre los tipos de garantía y sus coberturas

Si hay algo de lo que todos nos acordamos cuando nuestro coche nuevo sufre su primera avería, es de la tan recurrida garantía. Pero ¿sabemos realmente cuántos tipos de garantía existen, y qué averías cubre?, a continuación, te damos algunas claves que te ayudarán a entenderlo de forma clara y sencilla.

En primer lugar hay que saber que existen dos tipos de garantía: la legal y la comercial. ¿En qué consiste cada una?

La garantía legal; como su propio nombre indica, es la que cualquier fabricante está obligado a ofrecer por ley, y comprende los dos primeros años del vehículo sin límite de kilometraje. Esta garantía cubre todos los defectos de fábrica del vehículo, o aquellas averías mecánicas o eléctricas que no estén causadas por falta de mantenimiento o desgaste. La garantía legal nunca cubre los daños o averías que sean provocadas por el propietario, o como resultado de un deficiente mantenimiento del vehículo. Así mismo, tampoco cubre componentes que estén sometidos un desgaste normal, por el uso del coche: discos y pastillas de freno, cristales, neumáticos, aceite, filtros, etc.

hombre corbata

Si detectamos que nuestro vehículo tiene un defecto de fábrica, es importante saber que disponemos de seis meses a contar desde la fecha de entrega del vehículo por parte del concesionario, para poder reclamar su arreglo al vendedor. Si realizásemos la reclamación pasado este tiempo, tendríamos que demostrar mediante un informe pericial que el defecto del coche proviene efectivamente de fábrica.

La garantía comercial; también conocida como “extensión de garantía”, es la que algunas marcas ofrecen de forma adicional a la legalmente establecida, con coberturas específicas que pueden cubrir piezas específicas, como la carrocería, piezas del sistema eléctrico, o la totalidad del vehículo. Las condiciones de este tipo de garantía son fijadas por el propio concesionario e informadas al cliente en el momento de firmar el contrato de compra, y pueden ampliar o complementar la legalmente obligatoria, pero nunca sustituirla. Así, algunos fabricantes como KIA, han hecho de su garantía un elemento diferenciador, dando un valor añadido al comprador al ofrecer una garantía comercial de 7 años en cualquiera de sus modelos.

seguro

Una vez aclarado estos dos términos igualmente importante es, saber que cada vez que nuestro vehículo entra en el taller para solventar un problema o avería cubierto por la garantía, la misma queda interrumpida por los días que el coche permanezca en el taller. Es decir, si la reparación dura tres semanas, la garantía se prorroga por ese mismo tiempo. Por esta razón, es importante realizar la reparación en un taller oficial y legalmente establecido, y solicitar la correspondiente factura o resguardo especificando, la fecha de entrada del vehículo, fecha de entrega, y una relación de las reparaciones efectuadas, detallando las piezas sustituidas.

Aunque la garantía comercial está especialmente recomendada para aquellos conductores que realicen muchos kilómetros, su contratación es opcional, y dado que existen multitud de variantes y tipos, es recomendable leer detenida y cuidadosamente todas las condiciones a la hora de contratarla, prestando especial atención a las coberturas excluidas, si tiene o no límite de kilometraje, etc. .

Asegurarnos de elegir y contratar el producto que mejor se adapte a nuestras necesidades, es la mejor forma de ahorrarnos desagradables sorpresas a la hora de llevar nuestro vehículo al taller.

No hay comentarios

Dejar una respuesta