Crítica: De padres a hijas

Crítica: De padres a hijas

Historia de la relación entre un padre y su hija a lo largo de 25 años. Todo comienza en Nueva York en la década de los 80, donde Jake Davis (Russell Crowe), novelista ganador del Pulitzer y viudo reciente tras la muerte de su esposa, lucha contra una enfermedad mental al tiempo que intenta criar a su hija de cinco años. (Filmaffinity)

Cuando veo el nombre del director Gabriele Muccino es inevitable que recuerde las películas Siete almas (2008) y En busca de la felicidad (2006). Ambos films consiguieron tocarme la fibra sensible, algo que no toda película consigue fácilmente. Es por ello que empecé a tener muy en cuenta a este director italiano, aunque luego, con sus posteriores trabajos, no ha vuelto a emocionarme. De padres a hijas queda muy por debajo de ambas películas ya que se trata de un melodrama que recurre a las estrategias habituales para sacarnos la lágrima fácil.

Imagen obtenida de losinterrogantes.com

Si no te gustan las películas bien azucaradas ni se te ocurra verla ya que te puede dar un empacho, pero si te gustan los dramas que hacen lo que sea por sacarte una lágrima pues seguramente te guste. La historia no ofrece nada nuevo que no hayamos visto ya, así que originalidad cero. La película trata sobre las relaciones familiares incidiendo especialmente en las paternofiliales. También aborda temas muy interesante como la enfermedad mental (El protagonista sufre psicosis maniaco depresiva como secuela de un accidente de tráfico) y las consecuencias de las carencias afectivas (La protagonista, Kate no puede tener ninguna relación estable recurriendo al sexo como única forma de llevar la situación). A pesar de centrarse en estos aspectos tan interesantes el film termina siendo aburrido quedándose estancado.

Imagen obtenida de video.gazzetta.it

El film juega con dos tiempos: pasado y presente. Ambos tiempos aparecen de forma intermitente sin terminar de cuajar. Cuando nos relatan todo lo que ha sucedido en el pasado el director solo se centra en ofrecernos bonitos planos, colores llamativos… Solo se preocupa por el envoltorio, pero una vez que nos cuenta el problema de la historia (que ya lo intuimos desde el principio) tarda en avanzar y ofrecernos algún giro interesante, por lo que llega a ser cansina, ya que no sucede nada realmente interesante que logre enganchar. Cuando nos muestran el presente la historia es mejor llevada, llegando a ser incluso más entretenida ya que el film avanza y con mejor ritmo. Ambas historia son tan diferentes que parece que estemos ante dos películas distintas.

Imagen obtenida de sensacine.com

El film cuenta con un reparto muy potente plagado de caras conocidas, pero el único que se salva es Rusell Crowe y eso que el resto de actores han demostrado en otras ocasiones sus grandes dotes interpretativas, pero en este caso no le han puesto ganas y el guión tampoco ayuda demasiado. Rusell Crowe, a mi parecer uno de los grandes actores, realiza una interpretación correcta, aunque en ocasiones sobreactuada, sobre todo cuando le dan los “ataques psicologicos”, no es nada creíble. Amanda Seyfried, esa chica que canta, baila, interpreta y en general hace de todo, no logra que empatice con ella, y eso que tiene muchas oportunidades a lo largo del film para lucirse. Donde mejor la he visto es en Los miserables, me sorprendió muchísimo, pero creo que últimamente está muy encasillada en el drama y es una pena porque tiene mucho potencial. Aaron Paul básicamente no hace nada interesante que pueda llamar la atención y menos si la química es inexistente con Seyfried. La gran sorpresa es la pequeña Kylie Rogers, siendo totalmente natural hasta el punto que llegué a creerme que Russell Crowe era su verdadero padre.

Imagen obtenida de sorrisi.com

En definitiva, un melodrama simplón que no ofrece nada nuevo y que solo se preocupa por querer sacarnos la lágrima a toda costa llegando a ser por momentos aburrida y lenta.

Nota: 2 de 52 C

Lo mejor: Rusell Crowe y la fotografía.

Lo peor: no ofrece nada nuevo al género, aburrida y lenta.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta