Crítica: Carol

Crítica: Carol

Nueva York, años 50. Therese Belivet (Rooney Mara) es una joven dependienta de una tienda de Manhattan que sueña con una vida mejor cuando un día conoce a Carol Aird (Cate Blanchett), una mujer elegante y sofisticada que se encuentra atrapada en un matrimonio infeliz. Entre ellas surge una conexión inmediata que irá haciéndose más intensa y profunda, cambiando la vida de ambas para siempre. (Filmaffinity).

Después de todas las críticas positivas que ha recibido la última cinta de Todd Haynes (Lejos del cielo, 2002 y I’m Not There, 2007) tenía muchísimas ganas de ver Carol. Ir al cine con unas altas expectativas no es nada bueno ya que la mayoría de veces no se cumplen, pero en este caso no ha sido así. Se trata de una gran película en la que todos los detalles están muy bien cuidados logrando poner la piel de gallina. Me ha sorprendido muchísimo la sutileza con la que está tratada la historia, sin necesidad de recurrir a desnudos gratuitos ni escenas de sexo.

Imagen obtenida de nybooks.com

El mérito de Carol es que se trata de un drama romántico sin giros inesperados, no necesita recurrir a elementos propios de telenovelas para sorprender al espectador. Su historia es tan sencilla y profunda que logra atrapar al espectador. A pesar de que engancha desde el principio, tengo que decir que el ritmo de su primera hora es un poco lento, pero necesario ya que le da más intensidad y emoción a su segunda parte, ofreciéndonos un final sorprendente y realmente emotivo.

Llega el momento de hablar de lo mejor del film, sus dos protagonistas. Rooney Mara nos regala una interpretación maravillosa, consiguiendo conquistar a los espectadores gracias su inocencia y ternura. A mediada que más conocía a su personaje más me encariñaba de ella. Es la joven de la relación, nunca había experimentado con una mujer, pero desde que vio a Carol por primera vez quedó hipnotizada y desde entonces solo se deja llevar por sus sentimientos, algo muy valiente teniendo en cuenta la época en la que se encuentra. Lo que no entiendo es su nominación a mejor actriz secundaria, ¿Secundaria? ¡Pero si es la que lleva el peso de todo el film! Cada año entiendo menos los Oscar… La otra gran protagonista es Cate Blanchett, como no podía ser de otra manera, está espectacular. Interpreta a una mujer madura de clase social alta que se siente atraída por Therese Belivet (Rooney Mara). Carol es una mujer con carácter llena de buenos sentimientos, siendo ella la que toma la iniciativa con Therese. Juntas emprenden una aventura muy bonita, pero nada fácil.

Imagen obtenida de clocktower.org

La química que hay entre las dos actrices es brutal, cada mirada, gesto, caricias, besos…Todo es creíble, ambas generan una magia indescriptible.

El director logra una recreación impresionante de Nueva York de los años 50. Tanto la dirección artística como la fotografía consiguen transportarnos a esa época. Llama mucho la atención como los movimientos de la cámara están estudiados para ofrecernos cada detalle, nada sucede porque sí. ¡Y qué decir de la música! Es otra de la grandes protagonistas del film. Carter Burwell ha hecho un trabajo perfecto ya que consigue conmover, logrando que cada escena sea vivida con más intensidad ayudando a adentrarnos aún más en la historia.

Imagen obtenida de vibe1076.co.uk

Una de las grandes injusticias este año en las nominaciones a los Oscar es la ausencia de este film en la categoría a mejor película. Cada vez tengo más claro que el motivo de su no nominación se debe a la ausencia de protagonistas masculinos, algo que por lo visto la Academia no lleva muy bien…

En definitiva, una película muy apasionante, valiente, sutil, emotiva y elegante que tienes que ver si te gusta el buen cine. El film nos recuerda que todas las personas tienen derecho a ser felices sea cual sea su condición sexual. Sin duda, una de las grandes películas que nos ha dejado el 2015.

Nota: 4,5 de 5Untitled design

Lo mejor: Rooney Mara, Cate Blanchett, fotografía, banda sonora y su final.

Lo peor: no estar nominada en los Oscar a mejor película.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta