Foto vía Flickr: @streetcarl

Quizás no muchos conocen la existencia de Alpine como fabricante de coches deportivos y de competición. La empresa francesa fundada en 1955, comenzó a ser famosa tras conseguir importantes éxitos en numerosas competiciones alpinas, carreras que dieron el nombre a sus míticos modelos. Desde 2014 la marca pasa a estar bajo el control del Grupo automovilístico Renault, el cual acaba de informar que Alpine vuelve a las carreteras de todo el mundo a partir de 2017.

El fabricante francés ha aprovechado el gran momento que atraviesan los deportivos Premium para revivir al mítico Alpine, con el firme propósito de hacerse un hueco en este segmento y en la alta competición. Para ello presenta el Alpine Vision, que es como se ha bautizado este “show-car”, un espectacular deportivo coupé biplaza, elegante, ágil y potente, capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos.

Poco más ha desvelado el Grupo Renault sobre las prestaciones de este modelo, salvo que estará dotado de tracción trasera, de levas en el volante, y de una dirección y sistema de frenos de altas prestaciones. Aunque no se haya confirmado de manera oficial, se rumorea que el Vision equipará un motor de cuatro cilindros turboalimentado que rendirá unos 300 cv, con una caja de cambios semiautomática de siete velocidades, doble embrague y, un peso que rondará los 1.100 kgs., prestaciones de altura para un deportivo de pura raza.

El antiguo Alpine, toda una leyenda. Foto vía Wikipedia Commons: Lothar Spurzem
El antiguo Alpine, toda una leyenda. Foto vía Wikipedia Commons: Lothar Spurzem

Lo que sí ha quedado al descubierto es su diseño, con muchos detalles estéticos que evocan al legendario modelo A110 fabricado desde 1961 hasta 1977. Eso sí, mientras su antecesor estaba enfocado casi exclusivamente a la competición, el nuevo Alpine desprende deportividad, lujo y exclusividad. La utilización de materiales premium como la piel, el carbono y el aluminio, unido a un cuidado diseño interior en el que destacan los sillones deportivos con arneses y un cuadro con la última tecnología digital, hacen del Vision un coche pensado y diseñado para el conductor amante de las emociones deportivas.

Renault producirá el nuevo Alpine en la misma planta donde se fabricaban los antiguos modelos, concretamente en Dieppe, manteniendo así la más pura esencia del histórico deportivo y la mejor forma de lograr “un coche moderno, con un diseño y una tecnología modernos, y después, un coche que muestra su herencia”, tal y como asegura el propio jefe de la marca.

En definitiva, “un coche elegante, ligero y de alto rendimiento dedicado al placer de conducción en su forma más pura”, que no podremos volver a disfrutar hasta el próximo mes de marzo, en el Salón de Ginebra, cuando seguramente sea desvelado algún detalle más referente al mismo. Así que atentos a CMagazine, donde seguiremos contándote ésta y muchas de las numerosas novedades que el sector de la automoción tiene reservadas para este 2016.

No hay comentarios

Dejar una respuesta