La mayoría de veces que pensamos en ganar músculo y queremos hacer una dieta en base a ello, nos centramos en las proteínas, pero no debemos olvidar la importancia que reside en otro tipo de alimentos ricos en vitaminas y minerales.

¿Por qué?

Las vitaminas favorecen la recuperación muscular que necesita nuestro cuerpo tras haberlo expuesto a los esfuerzos de un entrenamiento. Ahí es donde las vitaminas, como por ejemplo la E y C entran en juego. De igual importancia es la vitamina B, que no ayuda directamente a la recuperación de nuestros músculos, pero sí facilita la degradación de hidratos, algo indispensable para la obtención de la energía necesaria para cualquier actividad.

Por otro lado se encuentran los minerales, como el potasio, magnesio, sodio o calcio, encargados de intervenir en el impulso nervioso y en la contracción de los músculos,  y que claramente cobran importancia si queremos desarrollar masa muscular. A su vez, entre los minerales podemos encontrar algunos que ayudan a nuestro organismo tras realizar un esfuerzo físico, reduciendo el estrés y daño oxidativo, como el selenio o el zinc.

Sí es verdad que las proteínas e hidratos son elementos sumamente importantes en una dieta saludable, y sobre todo si esta la realizamos para conseguir un aumento de la masa muscular de nuestro cuerpo. Pero también hemos de tener en cuenta que las vitaminas y minerales son un pilar fundamental en este plan. Es por ello que debemos asegurar la ingesta de frutas, verduras y alimentos con gran valor nutritivo, como cereales integrales y legumbres en nuestro día a día.

No hay comentarios

Dejar una respuesta