Mucha gente conocerá quien es Rasputín de la película Anastasia, estrenada en 1997 por la 20th Century Fox. Los que estén más interesados por la historia de Rusia sabrán que era un monje que decía tener poderes adivinatorios y que fue uno de los principales consejeros de la mujer del último Zar.

No tanta gente sabe que hay una leyenda sobre que tenía un pene de gran tamaño. Si visitamos el Museo del Erotismo de San Petersburgo nos encontraremos un miembro que supuestamente era de Rasputín y que es la joya de la colección. La fama del monje es muy antigua. Ya en los 70  Boney M escribió una canción que lo define como “La mayor máquina de amor/sexual de Rusia”.

¿Pero quién era en realidad Rasputín? Era originario de una familia muy pobre. Tuvo 8 hermanos, de los cuales solo sobrevivió una chica y él (lo que nos permite observar el nivel de miseria en la que vivían). Grigori Rasputín (su nombre)no tuvo estudios, como era normal entre la población rural de la Rusia zarista. Con 18 años se casa y tiene tres hijos. Cinco años después abandona a su familia y comienza a viajar sin rumbo fijo. Es en este momento cuando va adquiriendo su fama de curandero y adivino.

En sus viajes llega a la conclusión de que había recibido un don de Dios. Se convierte en una especie de religioso, pero no va a estar relacionado con ninguna iglesia cristiana. Mantenía cierta laxitud sobre determinados postulados del cristianismo ortodoxo: aunque reniega de comer carne y tomar alcohol (la carne solo era prohibido comerla los viernes y durante la cuaresma y bebidas como vino no estaban prohibidas) sí que mantiene constantemente relaciones sexuales con sus seguidoras (muchas mujeres de la alta sociedad rusa).

Cuando en 1905 es presentado a la zarina (mujer del Zar) Alejandra Fiódorovna en San Petersburgo (en ese momento capital de Rusia) comienza su periodo de cortesano. Ella estaba desesperada por salvar a su hijo, el zarévich o heredero al trono, bastante enfermo y que sufría hemofilia (una enfermedad muy común en las monarquías europeas en la actualidad). Rasputín comienza un tratamiento a base de hipnosis con el joven zarévich que parece mejorar su salud (aunque no está del todo claro).

Pero hay rumores de que estaba en la crote de Nicolás II (último Zar) no por tener poderes curativos sino porque era amante de la zarina.  

Rasputín muere en 1916, un año antes de que se produjeran las revoluciones que llevaron al nacimiento de la URSs. Fue envenenado y disparado por agentes del gobierno ruso, preocupados por la influencia que tenía sobre el Zar y la Zarina, que no tuvieron nada que ver en su muerte (o eso se cree). Rasputín, aunque muy apreciado por la corte era detestado por la aristocracia rusa, a la que él constantemente criticaba y que solía atacar cuando tenía oportunidad.

¿Y de donde viene la leyenda de su pene? Como hemos visto tenía fama de ser un buen amante. Su conocimiento de la religión lo hacía extrañamente admirado por las mujeres de la élite. Parece que precisamente estas capacidades amatorias le dieron fama de tener un gran miembro.

No hay constancia de que le fuese extraído el pene después de su asesinato, sin embargo en 1920 los rusos zaristas que habían huido tras la victoria bolchevique a Francia empezaron a adorar un miembro de tamaño considerable y conservado en formol que creían que había pertenecido al Rasputín.

Aunque no se ha estudiado en profundidad algunos expertos afirman que no es más que un pepino de mar desecado o el miembro de un caballo. Y esperemos que así sea porque si es humano y en este caso de Rasputín estaríamos hablando de un pene que casi alcanza los 30 centímetros de largo y más de 10 de grosor.

Para conseguir el supuesto pene de Rasputín el dueño del Museo del Erotismo de San Petersburgo, Igor Kniazkin, asegura que pagó 8000 dólares en una subasta. Desde 2004, momento en el que abrió el museo, se encuentra expuesto como una de las principales atracciones que se pueden visitar en la ciudad, aunque todo es cuestión de prioridades…

Para saber más:

  • AMPA “La fabulosa leyenda del miembro de Rasputín”. En com [en línea]. 2011. Enlace: http://goo.gl/hTekM
  • Troyat, Henri Rasputín: Rusia entre Dios y el demonio. Barcelona: Ediciones B, 2004
Licenciado y apasionado por la historia. Me encanta escribir artículos sobre curiosidades históricas. También de temas que llamen la atención que voy encontrando por aquí y por allá.

No hay comentarios

Dejar una respuesta